Esgrima y lesiones: Esguince de tobillo (Ankle Injury)

Hablamos esta vez de un tema que está incluido en la práctica de la esgrima. La lesión de tobillo. Para el tirador de alto rendimiento, para el amateur, para el adulto de esgrima ocio o para el niño de iniciación, nadie se escapa de la posibilidad de sufrir una de estas incómodas torceduras que te dejan apartado las pistas desde un entrenamiento hasta incluso más de 1 mes.
Vamos a conocer al esguince un poco más antes de que el se presente por sorpresa.



La articulación

La articulación del tobillo es una de las estructuras que soportan más peso del cuerpo humano. Como resultado de su estructura el tobillo es la articulación más comunmente lesionada. Este dato no cambia si lo extrapolamos a la esgrima.
También sirve de unión entre el segmento inferior de la pierna y el pie. Constituye una unidad funcional integrada por la suma de dos articulaciones morfológicamente independientes, la tibioperonea inferior y la tibioperoneoastragalina.
Los ligamentos tienen un papel muy importante ya que son los que otorgan estabilidad al tobillo. Hablamos del ligamento lateral interno, el ligamento lateral externo y el ligamento de unión entre tibia y peroné.
Cuando un ligamento se extiende más allá de su límite o la articulación excede su ROM (Rango de movilidad articular) se produce una ''torcedura de tobillo''. Los exigentes movimientos y cambios de ritmo que suceden en la pista de esgrima ponen en riesgo al tirador de sufrir un esguince sobre todo por factores como la mala ejecución de un movimiento, el calzado, un inadecuado calentamiento o pisar sobre un terreno desigual (borde de la pista, pie del contrario, etc.)
Un estudio que llevó a cabo la USFA (United States Fencing Association) en 1992 donde crearon una encuesta en la que participaron 1603 tiradores de ambos sexos. Algo más de la mitad de los encuestados declararon haber padecido alguna lesión a causa de la Esgrima. De estas lesiones el 14,5% fueron lesiones en la articulación del tobillo (distensiones musculares y esguinces articulares).
Grados
Los esguinces de tobillo son clasificados de acuerdo a la cantidad de fuerza ejercida sobre los ligamentos y el perjuicio sufrido. Según la AAOS (Amerícan Academy of Orthopaedic Surgeons) un esguince de grado 1 implica un ligero estiramiento de los ligamentos, esto causa daños leves a las fibras. Este tipo provoca dolor mínimo e hinchazon.
Subiendo un escalón nos encontramos el esguince de grado 2 que supone un desgarro parcial de ligamento. Se caracteriza por inflamación moderada, inestabilidad y reducción del ROM.
El esguince de grado 3 es el más grave, se trata de desgarro total del ligamento unido a hinchazón, dolor e inestabilidad. Se requiere inmovilización y la cirugía puede ser necesaria.

Tratamiento y recuperación

Una lesión en el tobillo puede aumentar el riesgo de una nueva lesión o lesiones repetitivas entre un 40%-70%. Por esta razón es importante trabajar el fortalecimiento y el estiramiento de las estructuras cercanas a la articulación después de una lesión para disminuir el riesgo de otra nueva.
El grado de esguince de tobillo dicta el tratamiento y el proceso de recuperación. Todos los esguinces de tobillo requieren un tiempo de descanso específico. Para conocer todo este proceso hay que seguir las instrucciones del doctor que junto con el fisioterapeuta acordarán estos detalles.
El tratamiento de recuperación además de ponerlo en manos de un fisioterapeuta y con la ayuda de masaje, ultrasonidos e incluso vendaje compresivo en caso de necesitar entrenar o competir, sería adecuado y recomendable utilizar los baños de contraste con el fin de estimular la circulación en la zona que tratamos.
En el proceso de rehabilitación debemos seguir un progreso lógico ascendente en dificultad entre los que se encuentran:

  • Ejercicios sin resistencia
  • Ejercicios isométricos de fuerza
  • Ejercicios de resistencia para aumento de fuerza
  • Actividades de equilibrio y propiocepción
Existen diferentes materiales que podemos utilizar para ayudar a nuestra articulación en este proceso.
Bandas elásticas, plataformas que provocan inestabilidad o simplemente realizar movimientos en un foso de arena.

Esta lesión tan frecuente debe ser bien tratada y os recomiendo trabajar esta zona y reforzarla para no volver a sufrir otro esguince. Os lo digo yo, medalla de oro en torceduras de tobillo.

Bibliografía:
www.Terapias.typepad.com
www.Terapia-física.com
www.Livestrong.com

1 comentario:

  1. Una forma de prevenir las lesiones de tobillos es fortaleciendolos con esta rutina de ejercicios para tobillos, ya que al igual que cualquier otro musculo del cuerpo, necesitan ser ejercitados para que no se atrofien y se logre el mejor rendimiento de su potencia

    ResponderEliminar